Inicio

Reproducir vídeo

Tributo Metropolitano

Garantia de cohesión social y reducción de las desigualdades

 en la metropolis de Barcelona.

Preguntas frecuentes

El tributo metropolitano (TM) consiste en un recurso otorgado al Área Metropolitana de Barcelona (AMB) por la Ley 31/2010 del Parlamento de Cataluña para financiar los servicios prestados en el territorio metropolitano.

Dicho impuesto está previsto actualmente en el artículo 153 del texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales como recurso de las áreas metropolitanas en la forma de un recargo sobre el impuesto de bienes inmuebles (IBI), recargo que es objeto de despliegue en la Ordenanza Fiscal Reguladora del Tributo Metropolitano.

El tributo metropolitano financia las actuaciones necesarias para alcanzar un territorio metropolitano más ordenado y vertebrado en materia de espacio público e infraestructuras necesarias para la articulación, conectividad, movilidad y funcionalidad del territorio. Dicho impuesto garantiza la cohesión social y la reducción de las desigualdades en la metrópolis de Barcelona

  • En el ámbito del espacio públicocontribuye a la gestión y el mantenimiento de espacios naturales como la sierra de Collserola, los ríos Besòs y Llobregat, los 30 km de playas metropolitanas y la red de 51 parques metropolitanos. Este conjunto de espacios naturales abiertos e interconectados forman parte de la infraestructura verde metropolitana.
  • En materia de movilidad posibilita un transporte público de calidad y una movilidad más sostenible, que responda a las necesidades de desplazamiento de los habitantes metropolitanos. En este sentido, se está trabajando para asumir de manera efectiva la competencia en los servicios de autobús de la segunda corona y poder mejorar la cobertura territorial y horaria, la frecuencia y la interconexión con los otros modelos de transporte (metro, FGC, Cercanías y TRAM), con un nivel homologable al de la primera corona. Una red que dé respuesta a los desplazamientos locales e intermunicipales y permita la conexión hacia las principales infraestructuras: hospitales, universidades, centros de trabajo y equipamientos metropolitanos como centros cívicos o bibliotecas.
    Un primer avance ha sido la implantación, desde el 1 de enero de 2019, de la tarifa única de zona 1 a todos los municipios metropolitanos, que facilita los desplazamientos a un precio más bajo y que favorece la movilidad de todas las personas. Igualmente, se está avanzando para extender a todos los municipios metropolitanos el sistema metropolitano de tarifación social, que favorece colectivos especialmente sensibles como las personas mayores y las personas con discapacidad.

La base imponible del impuesto es el valor catastral (suma del valor del suelo y de la construcción) del bien inmueble que se grava. El valor mencionado lo fija el Ministerio de Hacienda a partir de los datos que constan en el catastro inmobiliario; es distinto del que figura en la escritura o del que ha pagado el comprador.

La Ordenanza Fiscal Reguladora establece el tipo impositivo, las reducciones y las bonificaciones correspondientes.

  • La cuota íntegra del impuesto se obtiene multiplicando el valor catastral por el tipo impositivo: valor catastral x tipo impositivo = cuota íntegra.
  • Si el bien inmueble tiene reducciones y bonificaciones, estas deberán ser restadas de la cuota íntegra para obtener la cuota líquida: cuota íntegra – reducciones – bonificaciones = cuota líquida.
  • En el caso de que no existan bonificaciones o reducciones, la cuota íntegra es igual a la cuota líquida.

La Ordenanza establece la exención de las viviendas que constituyan primera residencia y que no superen el valor catastral de 46.210,11 €. Dicho importe es de 72.033,78 € en los municipios cuyo catastro se revisó en 2012.

Deberán pagar el tributo obligatoriamente todos aquellos contribuyentes de los 36 municipios metropolitanos que ostenten la titularidad de uno de los siguientes derechos sobre un bien inmueble en el orden que se establece:

  • De una concesión administrativa sobre los propios inmuebles o servicios públicos a los que estén afectos
  • De un derecho real de superficie
  • De un derecho real de usufructo
  • Del derecho de propiedad
  • Viviendas con valor catastral superior a los 46.210,11 €

Porque dichos municipios integrados en la 2ª corona no disfrutaban del mismo nivel de servicios metropolitanos, principalmente asociados al transporte público.

Desde 1992 se cobra el tributo a los ciudadanos de los 18 municipios que integraban la antigua Entidad Metropolitana del Transporte (EMT). Por este motivo, estos municipios tenían unas prestaciones de transporte público superiores a las de los municipios de la 2ª corona metropolitana, tanto en lo referido al servicio como a la tarifa (1 zona).

  • Municipios 2ª corona: Badia del Vallès, Barberà del Vallès, Begues, Castellbisbal, Cerdanyola del Vallès, Cervelló, Corbera de Llobregat, Molins de Rei, Pallejà, La Palma de Cervelló, El Papiol, Ripollet, Sant Andreu de la Barca, Sant Climent de Llobregat, Sant Cugat del Vallès, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Cervelló y Torrelles de Llobregat.
  • Municipios 1ª corona: Badalona, Barcelona, Castelldefels, Cornellà de Llobregat, Esplugues de Llobregat, Gavà, L’Hospitalet de Llobregat, Montcada i Reixac, Montgat, El Prat de Llobregat, Sant Adrià de Besòs, Sant Boi de Llobregat, Sant Feliu de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Just Desvern, Santa Coloma de Gramenet, Tiana y Viladecans.

La creación de la tarifa plana metropolitana, que añade los 18 municipios de la 2ª corona, implica que todos los ciudadanos del territorio metropolitano tengan la misma obligación en la contribución económica para financiar los servicios públicos.

El tributo metropolitano (TM) hará posible que una persona de Molins de Rei, Cerdanyola o bien Castelldefels pueda desplazarse a otros puntos de la metrópolis a precio de una zona, y viceversa. Y progresivamente, se equipararán las mismas prestaciones de servicios públicos. En este sentido, con la equiparación de todos los municipios metropolitanos, también se ha de asumir la misma responsabilidad de contribuir económicamente a la financiación de estos servicios.

  • Municipios 2ª corona: Badia del Vallès, Barberà del Vallès, Begues, Castellbisbal, Cerdanyola del Vallès, Cervelló, Corbera de Llobregat, Molins de Rei, Pallejà, La Palma de Cervelló, El Papiol, Ripollet, Sant Andreu de la Barca, Sant Climent de Llobregat, Sant Cugat del Vallès, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Cervelló y Torrelles de Llobregat.

El tributo metropolitano favorece claramente a la mayoría de ciudadanos que utilizan con cierta frecuencia el transporte público, porque se pasa de tener dos zonas tarifarias en el ámbito metropolitana, con precios diferenciados y notablemente más altos entre zonas, a una única zona tarifaria, con el precio de una zona para todos los desplazamientos internos de la metrópolis.

Algunos ejemplos del ahorro que comporta la integración en la primera corona del transporte son los siguientes:

Anualmente, el primer día del periodo impositivo, que coincide con el año natural (el 1 de enero).

  • Recepción física en el domicilio
  • Descarga electrónica desde el web del AMB: Ir al trámite 
  • Solicitar un duplicado del documento mediante el correo electrónico informaciotributaria@amb.cat, en caso de no haberlo recibido físicamente o no haber podido descargarlo del web.
  • A través de las entidades bancarias, bien físicamente en la oficina con los datos del documento, bien mediante la banca en línea
  • En el portal del AMB del tributo metropolitano con una tarjeta de crédito o débito: Ir al trámite enlazado aquí 

Como cualquier otro impuesto, si no se realiza el pago dentro de los plazos establecidos, deberá satisfacerse en el periodo ejecutivo, con los recargos e intereses correspondientes.